4 Claves para acertar con tu mampara de baño

by polariz

¿Buscas la mampara de baño perfecta para tu cuarto de baño? Te damos las cuatro claves para que aciertes con tu compra.

1) El material. Las mamparas de baño pueden estar realizadas en diferentes materiales, como metacrilato o vidrio. El metacrilato o el plástico son más baratos, pero también tienen una vida útil más corta porque con el paso del tiempo acaban envejeciendo mal.

El vidrio puede parecer un poco más caro a primera vista, pero realmente se trata de un material que si se cuida mínimamente es para toda la vida. Además es mucho más fácil de limpiar, más personalizable y muy seguro.

Las mamparas para el baño de Vidrios Famar, por ejemplo, demuestran hasta qué punto el vidrio puede tener una relación calidad precio perfecta.

2) El tipo de mampara. Para las duchas no hay duda de que el tipo de mampara a utilizar debe de ser siempre completa, cubriendo totalmente todos los lados del plato de ducha. Sin embargo, en el caso de las bañeras esto no tiene por qué ser así.

Algunas personas no desean una mampara completa para la bañera y colocan tan solo una hoja de vidrio en la zona en la que se duchan, dejando el resto de la bañera al aire.

Esta es la solución permite poder utilizar la bañera de una manera más cómoda al darse un baño, pero sin salpicar toda la habitación si tan solo queremos darnos una ducha.

3) El tipo de puertas. Por el tipo de puertas nos encontramos con mamparas de corredera, las más habituales. Este tipo de mampara es la única que podemos encontrar para duchas con formas circulares o semicirculares, pero son una opción para aquellas cuadradas o rectangulares.

En este tipo de duchas o de bañeras se puede colocar una mampara fija, con una o dos hojas que se abren hacia la parte exterior de la zona de baño. Esta solución es estéticamente muy bonita, pero solo se puede utilizar en baños amplios en los que haya espacio para abrir las puertas sin golpear el resto de muebles.

4) La decoración. Las mamparas de cristal pueden ser lisas, pero también pueden estar decoradas. La decoración más sencilla y convencional consiste en que una zona sea opaca para que no se vea a la persona que se está duchando, dotándola de mayor intimidad.

Pero se pueden realizar todo tipo de dibujos en el vidrio, desde pequeños detalles hasta complicadas cenefas, siempre al gusto de cada persona.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top
Theme by Selim Alvele | Copyright 2017 Muebles Web | Powered by WordPress | 32 queries in 0,104 seconds.